Preguntas Frecuentes

El Coaching es un proceso que se da dentro de una conversación, que permite la generación de un contexto, en el cual pueden aparecer posibilidades y capacidades no reconocidas hasta ese momento, que dan acceso a acciones totalmente nuevas, que permiten crear realidades que que hasta este momento no eran posibles.

Fernando Flores, uno de los pioneros del coaching, dice que hay espacios creativos o espacios reveladores. Cuando tú puedes crear un espacio de esos, en general la gente puede ver lo que en ese espacio se ve: las cosas, las conversaciones, lo que aparece. Pero lo que no se da cuenta, es que para que eso pueda existir, tiene primero que existir ese espacio. Sin ese espacio revelador no pueden aparecer las cosas”.

El Coach no es un consultor, no es especialista en algún tema en especial., no es un terapeuta, ni un entrenador, no es consejero y tampoco hace las veces de un buen amigo.

El Coach acompaña al coachée en un proceso de ampliar su perspectiva de su realidad y fomenta la responsabilidad mediante conversaciones con cuestionamientos que provocan el diseño de un nuevo futuro venciendo obstáculos y limitaciones en el interactuar. Un Coach desafía los marcos mentales desde los cuales actuamos, la manera de interpretar lo que sucede, cuestiona viejos paradigmas aprendidos y creencias instaladas quizás desde la infancia, o en el proceso de llegar a la adultez proponiendo una nueva mirada y un enfoque en las acciones para lograr resultados satisfactorios y extraordinarios.

Con ambos. Los resultados de vida y laborales se construyen en el conversar conmigo mismo y con el otro, y en este proceso, surge además un intercambio de emociones que crean ambientes para construir un futuro con los demás. Con la pareja, socios, empleados, amigos, familia, etc.

El ser humano siempre tiene potenciales brechas de mejora en los diferentes ámbitos de su vida donde puede obtener equilibrio, serenidad y plenitud.

Es una práctica y una disciplina con grado de certificación que avala el ejercicio como un oficio. En Argentina está registrada en el sistema educativo como carrera profesional.

Lo contrata una persona que quiera lograr nuevos objetivos de vida, una empresa para desarrollar su equipo directivo o sus equipos de colaboradores, una empresa de capacitación para complementar su oferta educativa en competencias blandas, una entidad del tercer sector para procesos de integración social, cultural, político, deportivo, empresarial, etc. Cualquier individuo que quiera lograr objetivos que no ha logrado o continuar en un proceso de mejora o evolución personal y/o profesional.

Es un proceso de coaching trasladado al área profesional del cliente, en el ámbito organizativo y empresarial. No es un proceso formativo tradicional, ni terapia, ni mentoring ni consultoría personal (aunque se acerca), sino un entrenamiento que ayuda a desarrollar habilidades y actitudes que mejoren la actividad profesional desde un punto de vista holístico (general e integral); en definitiva, que optimicen al máximo el potencial de la persona a nivel ejecutivo. Se orienta a mejorar el desarrollo humano más que a la consecución de un objetivo puntual o a la resolución de un conflicto concreto.

El coaching ejecutivo va muy ligado a la capacidad de liderazgo y, a diferencia del coaching más personal, admite también sesiones de equipo o grupales con el objetivo de entrenar para sacar el máximo potencial a un grupo, departamento o equipo de la corporación. Suele realizarse no sólo para mejorar el rendimiento sino también en procesos de resolución de conflictos, de fusión o de mejora de la cohesión y del clima laboral entre otros; aunque su orientación principal es a la mejora global del desempeño.

Es una forma especial de trabajo, en la cual un grupo pequeño se reúne, guiado por un profesional, para ayudarse individual y mutuamente. Este modelo de trabajo se rige por el modelo de aprendizaje cooperativo y la colaboración generativa. Es generar un entorno donde naturalmente podamos aprender unos de otros de manera generativa, creando vínculos y procesos auto-organizados, en tanto, permite trabajar juntos, compartiendo y colaborando en el camino de crear la vida que siempre se quiso. La suma de los aprendizajes, experiencias y avances generan un ámbito de trabajo potencializador que energiza a los participantes a seguir en el camino de vivir sus sueños. Los miembros no sólo aprenden de sí mismos y sus propias experiencias, sino que actúan también como "coaches" de los demás. 

Porque cuestiona supuestos básicos del individuo que asumimos como verdaderos y que no nos hemos tomado el tiempo para indagar sobre su veracidad. Esto nos permite reinterpretar los acontecimientos creando una manera de relacionarnos con lo cotidiano que nos abren nuevas posibilidades tanto en el dominio personal, como profesional, logrando mostrar nuevas posibilidades para conseguir los objetivos personales o empresariales. 

El mundo está cambiando todo el tiempo: se desarrollan nuevas tecnologías, cambia la economía, la política y hasta la forma de relacionarnos tanto con el mundo exterior como con nuestro interior. De esta forma se generan nuevos desafíos para nuestra vida diaria que nos exigen estar cada vez más conectados con nosotros mismos para lograr nuestros objetivos. Para esto ha surgido el coaching. En nuestra educación tradicional no aprendemos a cuestionar nuestra manera de pensar, a diseñar conversaciones que nos permitan coordinar acciones, ni a diseñar futuro y tampoco a relacionarnos de una manera ecológica respetando las diferencias y aceptando otras miradas. El coaching, desde su mirada, propone entre otras cosas una manera innovadora de “estar” en el mundo

 

Top