GetLeads Blog

Coaching para CEOs y jefes de área

Estrategia de negocios para inspirar el cambio y la innovación

Por Jessica Triana, Coach ejecutivo en la consultora organizacional www.armoniaenaccion.com

“Ahora se oye decir a muchos que son coaches, incluso Margarita, una antigua colega dice ser coach ¿cómo saber si le creo o cuál es bueno?” me preguntó ayer Gabriel, un consultor de finanzas con amplio recorrido en el marketing corporativo. «El coaching es una herramienta nueva de negocios que cada vez viene ganando más legitimidad en Colombia» le respondí. ¿Y usted ya comprende para qué le serviría un coach ejecutivo para usted o para su empresa?

El 70% del éxito de un proyecto empresarial depende de la visión del líder y las organizaciones que desarrollan a sus líderes son menos vulnerables en la crisis, son pioneras, crecen más sólidas, se reinventan con mayor facilidad, atraen a la mejor gente, tienen mayor influencia, se proyectan mejor al futuro y su gente es más feliz y productiva. Los jefes de área y empresarios necesitan compremeter a sus equipos con sus desafíos de negocio de cada área y de cada rol, que su presupuesto en capacitaciones no se pierda, que maximicen los procesos de aprendizaje de su operación, que aumente el desempeño laboral, la productividad comercial de sus equipos y que fidelicen a sus clientes.

Pero al asumir posiciones de poder no todos contamos con habilidades gerenciales y administrativas. Hoy más que nunca, frente a los escenarios de competencia tan volátiles y exigentes que incitan a la innovación ágil y constante, es fundamental que los empresarios y los directivos cuenten con un coach; un profesional neutral que los acompañe a reflexionar sus actitudes frente a su forma de interpretar la situación del negocio y la de su equipo a cargo, con el que pueda identificar oportunidades de desarrollo. «Para el CEO es clave obtener el mejor asesoramiento posible, independiente y autónomo de su junta directiva, a fin de mantener la salud de la organización, es preocupante que muchos de ellos estén «solos», dice Stephen Miles, CEO de The Miles Group. «Incluso los mejores CEOs tienen sus puntos ciegos y pueden mejorar dramáticamente su desempeño con una perspectiva externa». Tomado del Executive Coaching Survey 2015 hecho por Standford University.

Todavía existe una gran confusión sobre el ámbito de trabajo que le concierne al coaching y lo que le corresponde al profesional de salud mental. También hay desconocimiento de los contratantes en la organización acerca de cómo medir que un coach es competente, cómo estos definen el alcance de sus acuerdos, cómo miden e informan sobre el progreso del cliente, cuáles son los mecanismos y esquemas para monitorear la efectividad de un proceso de coaching o cuáles son las credenciales que una empresa debería verificar para seleccionar un coach. Bueno, en este mercado como en tantos otros de oferta y demanda ¡tenga cuidado! y valide con fundamentos su decisión al elegir cual entrenador contrata en su empresa.

En otro estudio reciente en Estados Unidos hecho por Diane Coutu y Karoll Kauffman para Harvard Business Review, indagaron sobre las razones por las cuáles las empresas necesitaban coaches ejecutivos. Los hallazgos mostraron que las razones para involucrar a los entrenadores han cambiado. Diez años atrás, la mayoría de las compañías contrataba a un coach para ayudar a corregir el comportamiento tóxico de la jerarquía organizacional. Hoy en día, la mayor parte del programa de entrenamiento se trata de desarrollar las capacidades del talento de alto potencial o facilitar una transición de cargo. Como afirmaciones concluyentes del estudio se determinó que para que un proyecto de Coaching ejecutivo sea efectivo la empresa debe tener un verdadero deseo de retener y desarrollar al ejecutivo entrenado. Por su parte, los ejecutivos que obtienen el máximo valor del coaching son aquellos que tienen un gran deseo de aprender y crecer.

En el estudio se indagó a los ejecutivos sobre si cambiaron el enfoque de los compromisos de coaching. Todos menos ocho de los 140 encuestados dijeron que con el tiempo su enfoque cambió de lo que originalmente fueron contratados para hacer. Uno de los CEOs respondió:»¡Absolutamente! Comenzó con un sesgo de negocios e inevitablemente trascendió y migró a ‘cuestiones más importantes’ como el propósito de la vida, el equilibrio trabajo / vida y el convertirse en un mejor líder «.

Cómo manejar los distintos tipos de conflicto fue la mayor área de preocupación para los CEO: cuando se les preguntó cuál era el área más importante para su propio desarrollo personal, casi el 43% de los CEOs calificaron las «habilidades de gestión de conflictos» como las más altas. «La forma de gestionar con eficacia el conflicto es claramente una de las principales prioridades para los CEO, ya que están haciendo malabarismos con múltiples opciones y elecciones todos los días», dice Stephen Miles, CEO of The Miles Group. «Cuando estás en la función de CEO, la mayoría de las cosas que llegan a tu escritorio solo llegan allí porque hay una decisión difícil que tomar, que a menudo tiene algún nivel de conflicto asociado. La presión de las partes interesadas es una carga real para el CEO de hoy, que debe aprender hábilmente a negociar agendas que a menudo entran en conflicto».

Entonces ¿qué es el coaching y para qué sirve? El coaching es una disciplina con más de 25 años de antigüedad orientada a expandir la autoconciencia y el autoconocimiento para optimizar el logro de resultados en diferentes dominios de la vida de las personas y a diferencia de otra labor de asistencia como la psicoterapia, el mentoring, o la consultoría; es un proceso conversacional y emocional donde el cliente se enfoca en el diseño de su futuro, se fomenta el rendimiento individual en un contexto empresarial y ayuda a los ejecutivos a descubrir su propio camino.

El coaching se sustenta en un tipo de diálogo estructurado que pretende a través de una relación de confianza crear nuevas realidades que antes no eran posibles para los líderes de la empresa, generando acciones responsables para obtener resultados extraordinarios y el trabajo del coach es ser un co-equipero neutral, que apoya a la consecución de sus metas en el ejercicio del liderazgo para que el ejecutivo descubra su máximo potencial y evolucione hacia su crecimiento personal y profesional. El coach no tiene respuestas, opera desde el supuesto de que el cliente tiene todas las herramientas para lograr lo que se propone, incluida su habilidad para utilizar y descubrir recursos.

Las áreas principales en las que los CEO utilizan el coaching para mejorar son: para compartir el liderazgo (delegación), para el manejo de conflictos, la formación de equipos y la tutoría (mentoring). Abajo de la lista: habilidades de motivación, compasión (empatía) y habilidades de persuasión. «Muchas personas se alejan de entrenar algunas de las habilidades blandas porque no se sienten cómodas tocando estas áreas o realmente no tienen la capacidad para hacerlo», dice el Sr. Miles. «Estas habilidades son en realidad las más difíciles de entrenar porque muchas personas son más sensibles acerca de estas áreas. Sin embargo, cuando se combinan con las habilidades ‘duras’, mejora la capacidad de un CEO para motivar e inspirar y realmente puede hacer una diferencia en su efectividad general».

Otras capacidades profesionales a las que aporta en su desarrollo el proceso de coaching ejecutivo son: las habilidades de escucha, de toma de decisiones de planeación eficiente, de manejo del tiempo, para construir confianza en los equipos, a desarrollar la empatía, a ser un buen mentor o a mejorar la comunicación con otros. Así que, al final de la conversación con Gabriel sobre las posibilidades de innovación de negocios y personas que habilita la herramienta del Coaching, también quedaron implícitos sobre la mesa los distintos desafíos que enfrentamos sus practicantes por ser una joven profesión que comparte con otras disciplinas su dimensión de asistencia a las personas, que no pretende robar espacios, ni suplir a ninguna, pero lo fundamental de responder a su pregunta fue mostrarle que el mejor indicador de éxito de este arte, oficio y nueva tendencia profesional siempre será que el cliente y su organización logren o excedan sus expectativas, porque como dijo el famoso pensador Marcel Proust: “El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en descubrir nuevas tierras, sino en lograr mirar con nuevos ojos”.

Jessica Triana

Coach Ejecutivo y Organizacional

www.jessicatrianac.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top